Monedas de oro y plata

¿Qué las diferencia?

Entre las monedas de oro y plata disponibles en nuestra página web, encontrarás tanto monedas nuevas como monedas circuladas. Las monedas nuevas son las monedas acuñadas el año en curso mientras que las monedas circuladas son monedas de años anteriores. Se diferencian principalmente por el precio y el estado, así como las monedas circuladas son más económicas que las monedas nuevas, también pueden presentar marcas propias del paso del tiempo y no serán monedas del año en curso. 

 

Monedas nuevas

Las monedas nuevas que encontrarás en la web son del año en curso y recién salidas de la casa de la moneda. En cada nueva edición, las monedas pueden tener un diseño actualizado respecto al del año anterior, cambiando así la estética de la moneda o incluso añadiendo algunas nuevas características que aumenten la seguridad ante las falsificaciones. Estas monedas tendrán un precio más elevado que las monedas circuladas y son una buena opción si además de invertir en el metal se les da valor de colección. Por otro lado, el comprador puede adquirir tantas monedas nuevas como desee, mientras que las monedas circuladas las unidades son limitadas y no siempre están disponibles.

Monedas circuladas

Las monedas circuladas han sido recompradas por lo que no son nuevas y pueden tener marcas propias del paso del tiempo tales como: marcas de uso, pátina o las llamadas “milk spots”, aunque siguen teniendo un estado óptimo y el valor final es el mismo que el de las monedas nuevas. La ventaja principal de las monedas circuladas es que, son la mejor opción si el propósito final de la compra es la inversión, ya que, al no ser nuevas, estas ofrecen premiums más bajos.

En nuestra página web encontrarás que las monedas circuladas se venden con un año aleatorio. Esto supone que, aunque las características físicas de la moneda son iguales independientemente del año en el que se acuñaron, su diseño a nivel estético puede variar entre ellas.  La compra de este tipo de artículo no está pensada para compradores que valoren el diseño, ya que este es aleatorio y las monedas no están totalmente nuevas.

En definitiva, la elección entre una moneda circulada y una moneda nueva dependerá exclusivamente de la motivación y gustos del comprador. Una moneda circulada será la opción perfecta para aquellos compradores interesados en la compra por inversión, mientras que una moneda nueva será la indicada para aquellos compradores que las compren para colección.  Si desea adquirir grandes cantidades de monedas, es posible que no pueda hacerlo con monedas circuladas, ya que las unidades disponibles están más limitadas que en el caso de las monedas nuevas.

Últimas Monedas